Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento - 08/05/2017

El amor adolescente en la era digital

4 min Tiempo de lectura

Hacer frente a los nuevos hábitos de una generación hiperconectada es el gran desafío para los adultos, que muchas veces desconocen el mundo online y no saben cómo orientar la vida digital de sus hijos.

Hay una edad mínima para conducir, para consumir bebidas alcohólicas y para ir a discotecas, pero ¿y para navegar solo por Internet? ¿No exige esa actividad un cierto grado de madurez? Según el fiscal de Justicia para la Infancia y la Juventud de Brasil, Carlos José Silva Forte, es bueno que el niño use Internet desde pequeño. «Los padres y tutores tienen el deber de supervisar, enseñar y garantizar que los jóvenes sepan usar la Red de forma segura».

Y para orientar a los niños y adolescentes, los padres y educadores no necesitan ser especialistas en el uso de la tecnología, pero es necesario por lo menos ejercer esa supervisión, hablar con ellos sobre lo que hacen y tener interés por aprender, por ejemplo, acerca de la existencia de los servicios y aplicaciones que se utilizan para conocer gente y ligar. Así, puedes estar atento y orientar a tus hijos para que tomen ciertas precauciones, pues no siempre quien está al otro lado de la pantalla es realmente quien dice ser.

Si a los adolescentes les cuesta hablar de su vida amorosa con sus padres, intenta ponerte en disposición de escucharlos sin juzgarlos y, solo después de resolver sus dudas, sus curiosidades y sus incertidumbres, dialoga con ellos y dales tus opiniones para orientarlos y darles referencias en esta fase tan particular de su desarrollo. Si empiezas la charla censurándolos o adoptando una postura de superioridad, la conversación difícilmente fluirá. Otro familiar de confianza (un tío, un primo o un hermano mayor) puede ser una alternativa para suscitar el diálogo en algunos casos.

Hay personas malintencionadas que pueden aprovecharse de los encuentros online y offline. Por eso, es fundamental orientar a tus hijos sobre cómo proteger su privacidad, en la Red y fuera de ella. Lo más importante es estimularlos para que aprovechen las ventajas que les ofrece Internet, tomen buenas decisiones y reflexionen sobre cómo evitar caer en trampas y encerronas. Y más importante que limitarse a evitar el riesgo: es esencial que en la adolescencia se desarrolle la capacidad de raciocinio, de evaluación crítica, de autocuidado y de proactividad para enfrentarse a situaciones de riesgo y evitar que les hagan daño.

 

Estos son algunos consejos que pueden ser útiles:

Comprueba la edad mínima permitida para usar estos servicios y aplicaciones; acostumbran a ser para personas mayores de 18 años.

Lee siempre los términos de uso. No es una tarea grata, pero puede esclarecer tus dudas sobre el servicio.

→ Algunas personas pueden mentir o hacerse pasar por otras en portales de relaciones. Así, es importante contrastar informaciones para asegurarte de que el contacto de tu hijo con su amigo online no sea una trampa.

Educa a tu hijo para que tenga cuidado a la hora de exponer datos personales como su dirección, su teléfono o su lugar de trabajo o estudio. Pregúntale si no será más seguro que se conozcan un poco mejor antes de compartir datos más sensibles.

→ Cuando se cite con una persona que ha conocido en la web, pídele que avise antes y que la cita sea en lugares públicos y frecuentados.

 

 

Volver