Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Sostenibilidad - 18/07/2019

Encuesta #TenemosLike: Al 63% de las madres españolas les cuesta controlar el uso que hacen de las tecnologías

5 min Tiempo de lectura

Un total de 3.230 madres han respondido a la encuesta ‘Tenemos Like’ sobre el uso que hacemos de las pantallas en el entorno familiar que han puesto en marcha el Club de Malasmadres y Movistar. El objetivo: indagar sobre cómo educamos en las tecnologías, qué barreras nos encontramos como madres y padres y qué conocimiento tenemos sobre el mundo tecnológico que rodea a nuestros hijos e hijas.

Ser ejemplo en la educación digital de los más jóvenes es precisamente una de las cosas que más les cuesta a las madres de esta generación, en gran medida por la falta de información y el miedo a hacer un mal uso de las pantallas. El 63% de las madres piensa que no controla su propio uso de las tecnologías y el 78%, aunque pone normas en casa para gestionar mejor ese uso, solo el 18% de ellas las establece para toda la familia. El 60% de las familias solo restringe el uso de las tecnologías a los hijos e hijas.

 

 

Limitar el tiempo, la medida más utilizada.

Cómo limitar el uso de las tecnologías a los hijos e hijas es uno de los grandes retos actuales para las familias. La medida estrella y más común entre las familias es controlar el tiempo de manejo de los dispositivos. 6 de cada 10 madres los gestionan de esta manera, en gran medida por el desconocimiento y la falta de información que reconocen tener de las demás opciones que existen. Esto hace que se opten por medidas más tradicionales como estar al lado de los hijos e hijas, supervisando mientras navegan por Internet o explicando qué tipo de contenido pueden consumir.

En cuanto al cada vez más conocido control parental, solo el 28% de las madres afirma utilizarlo, y un 14% pone un código de acceso en los dispositivos para evitar que los menores accedan sin consentimiento parental.

 

La edad del primer móvil, un debate de actualidad.

No hay nada que genere más confusión y controversia que decidir a qué edad deben tener los hijos e hijas su primer móvil y acceso a las redes sociales. Aquí la presión social del entorno y la entrada en el instituto marcan la edad en la que las madres creen que es más adecuado que tengan su primer dispositivo. Del total de las encuestadas, el 70% de las madres considera apropiado que los hijos e hijas tengan móvil entre los 12 y 15 años.

Pese a que las madres intentan retrasar el momento de que tengan este primer móvil, el contacto con las pantallas se realiza desde bien temprano. Lo cierto es que la convivencia en el hogar con dispositivos conectados es frecuente incluso entre las familias con hijos o hijas menores de 2 años, el 48% de las madres reconoce que sus hijos o hijas hacen uso de pantallas, como la tablet o el móvil de algún adulto, por debajo de los 2 años. El porcentaje va aumentando con la edad: de 3 a 5 años es el 77% de las madres las que reconoce que las utilizan, y a partir de los 6 años se eleva al 96%.

 

Youtube y aplicaciones infantiles, el primer contacto de los menores.

El contacto que hacen los niños y las niñas con las nuevas tecnologías tiene dos usos principales: vídeos a través del canal Youtube y distintas aplicaciones infantiles. 7 de cada 10 madres reconocen que sus hijos e hijas usan la plataforma Youtube y 5 de cada 10 admiten que los menores usan aplicaciones infantiles.

 

Cómo educan las madres y qué barreras se encuentran.

Las madres se encuentran con dos barreras para educar en unos buenos hábitos en el uso de la tecnología: por un lado les faltan herramientas y por otro lado sienten que la presión del entorno les hace ser más flexibles o justificar decisiones de las que no están seguras. El 46% de ellas afirma que la presión social de las amistades de sus hijos e hijas es la principal barrera y para el 42% es el uso que hacen los hijos o hijas de la tecnología cuando las madres y padres no están delante. Asimismo el 32% de las madres destaca que la falta de conocimientos e información sobre la gestión y uso es un obstáculo para educar.

La responsabilidad de educar en el buen uso de las tecnologías no debe recaer únicamente en las familias, sino que debe entenderse como una responsabilidad social. Transmitir estos valores en el hogar se considera la principal fuente de educación, así lo piensan 8 de cada 10 mujeres que respondieron a la encuestas #TenemosLike; sin embargo los programas de educación en el colegio tienen un peso importante para el 40% de las madres.

En cuanto a quién lidera la educación en este sentido, cabe destacar que el 60% de las madres afirma que lo hacen por igual ellas y sus parejas, el 37% confiesa que lideran ellas la educación en esta área.

 

Daño causado por terceras personas y dependencia, las preocupaciones estrellas.

La encuesta ‘Tenemos Like’ ha permitido realizar paralelamente un análisis cualitativo de las preocupaciones que tienen las madres en torno al uso de las tecnologías. Dos sobresalen: el miedo a un daño causado por terceras personas como es el caso del ciberacoso, el sexting o el grooming y, por otro lado, la dependencia o adicción a las pantallas y, por consiguiente, una pérdida de interés por el mundo offline, el mundo real.

 

De izquierda a derecha: María Zabala, Elena Valderrábano, Laura Baena, Maite Egoscozabal y Laura Garaboa.

 

Laura Baena: “educar en un uso sano y seguro de las tecnologías es también una responsabilidad social”

Laura Baena, fundadora del Club de Malasmadres e impulsora del proyecto ‘Tenemos Like’ resalta la importancia de la educación en el buen uso de la tecnología y lo tiene claro: “educar en un uso sano y seguro es una responsabilidad de la familia pero también es una responsabilidad social. Y como adultos y adultas tenemos que ser conscientes de los retos que esto supone para no caer en la prohibición por miedo a los riesgos, como la sobreexposición en redes sociales, el uso abusivo de las pantallas o el llegar a contenidos nocivos”.

Elena Valderrábano: “no se trata de inventar nada nuevo, sino de seguir educando en valores”

Según Elena Valderrábano, Directora de Global de Ética Corporativa y Sostenibilidad de Telefónica, “no se trata de inventar nada nuevo, sino de seguir educando en valores, de acompañar a nuestros hijos en su descubrimiento del entorno digital y de dar ejemplo, de abordar de manera conjunta las ventajas y retos que nos plantea el uso que hacemos de la tecnología. Tenemos que ser conscientes de que hay momentos para todo, para conectarse a la Red y para conectar con los demás”.

 

¡No te pierdas el informe completo AQUÍ!

Volver