Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento - 28/04/2020

1.- Padres y madres que usan tecnología: CEOs y Directores Generales

4 min Tiempo de lectura
Business Plan – Líderes que comunican el verdadero objetivo del equipo

Nada para motivar a un equipo como un buen líder.

Siempre se habla de la importancia de no dar mal ejemplo, porque nuestros hijos “hacen lo que ven, no (solo) lo que se les dice”. Este aspecto es fundamental en el ámbito de la vida digital, porque si los adultos nos dedicamos a darnos maratones de series todas las tardes, o si estamos pendientes de WhatsApp durante la cena, lo más probable es que nuestros hijos quieran hacer lo mismo. Y la autoridad moral para reprocharles esa conducta no debería basarse en la jerarquía familiar o en la edad…

No dar mal ejemplo es importante, pero más importante aún es DAR BUEN EJEMPLO. Estas dos cosas no son la misma cosa.

Dar buen ejemplo pasa por que nosotros utilicemos la tecnología de manera positiva y siendo efectivamente un referente en el que puedan fijarse los demás, no por lo malo que no hagamos sino por lo bueno que sí hagamos.

  • Hablando sobre lo que compartimos o vemos en redes.
  • Reconociendo lo que no entendemos o lo que nos frustra sin que eso suponga perder ‘autoridad’.
  • Aprovechando los recursos y el tiempo para aprender algo nuevo.
  • Siendo responsables de nuestro tiempo.
  • Compartiendo aquello que se nos da bien.
Estrategia general – Entender a cada parte del equipo para fomentar la convivencia y alcanzar objetivos

En primer lugar, plantear NORMAS. En este caso, sobre el uso de la tecnología; para todos en general, y también para cada miembro de la familia, en función de las necesidades personales y de la personalidad o las aficiones.

El concepto de “tiempo de pantalla” no siempre es eficaz, menos aún en las circunstancias que vivimos actualmente. Centrémonos mejor en el “tipo de uso de pantalla”, asumiendo diferencias e involucrando a toda la familia en poner ejemplos y plantear momentos a lo largo del día para repartir la conexión.

  • No es lo mismo trabajo/estudio/deberes que ocio.
  • No es lo mismo ocio pasivo (solo mirar) que ocio creativo (aprender o practicar algo nuevo).
  • No es lo mismo una persona muy sociable que quiere seguir relacionándose con todos sus amigos que una persona menos sociable que solo necesita chatear con dos o tres personas.
  • No es lo mismo encerrarse en el cuarto sin contar qué vas a hacer que conectarse en un lugar común de la casa.
  • No es lo mismo tener 15 años que 5 ó 45.
  • No es lo mismo conectarse para ver un tutorial de yoga o las instrucciones de una manualidad o una receta que conectarse para ver 17 capítulos seguidos de la serie de moda.
  • No es lo mismo conectarse a las 4 de la tarde que a las 4 de la madrugada.
  • No es lo mismo sentarse a jugar con un videojuego después de hacer tu cama y recoger tu cuarto que sentarse a jugar esperando que alguien ordene tu cuarto.
  • No es lo mismo la vida que consideramos ‘normal’ que vivir en confinamiento.

En segundo lugar, entender y aplicar las condiciones mínimas de SEGURIDAD, para que el equipo pueda vivir y convivir sin exponerse demasiado a situaciones negativas.

  • Informarse antes de descargar aplicaciones o instalar plataformas, especialmente las que tienen que ver con chats y video-llamadas.
  • Aprender un poco más –solo un poco más- sobre nuestra wifi de casa. ¿Hemos cambiado alguna vez la contraseña? ¿Hay problemas si todos se conectan y eso obliga a buscar moderación?
  • Identificar los recursos más inmediatos para entender si aportan en positivo o en negativo. ¿Qué dispositivos hay en casa? ¿Cuáles usa cada miembro del equipo y cómo están configurados respecto a descargas, tiempo de conexión o apps ya en uso?
  • Ayudar al equipo a interpretar los contenidos. ¿Cómo? Con la conversación. Asentando una conciencia general sobre la importancia de no dar credibilidad a todo lo que vemos y de no difundir contenidos sin antes pensar al menos un poco.

 

Autor: María Zabala, periodista experta en ciudadanía digital y familia. Creadora del blog iWomanish y colaboradora de Dialogando.

Volver