Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento - 28/04/2020

3.- Niños que usan tecnología: becarios llenos de curiosidad y ganas de aprender

3 min Tiempo de lectura
Mentorización – Interesarse por sus aficiones digitales y potenciar el tiempo de pantalla familiar

Puede que tus hijos pequeños –de hasta 12 años- tuvieran ya aficiones digitales antes del confinamiento. Puede que no. Sea como sea, si hay algo que piden dentro de lo que consideramos tecnológico, interesémonos y preguntemos por qué les atrae. Y si ya tienen esa afición desarrollada –un videojuego, una app, una web, un canal de videos, una serie…- aprovechemos el momento para conocer ese entorno con ellos y conocerles mejor.

  • Verles jugar una partida de su videojuego favorito.
  • Ver un capítulo de esa serie que les gusta.
  • Buscar juntos información sobre esa app que te piden sin cesar “porque la tienen todos en mi clase”.
  • Ver un video de ese canal de YouTube del que siempre hablan (y así saber si te gusta a ti o no).

Si además añadimos a esas aficiones suyas otras que podamos compartir todos juntos, mejor aún. La tecnología, cuando cada miembro de la familia la utiliza de forma aislada, puede separarnos. Pero si integramos el ocio digital en la vida familiar de vez en cuando, puede ser también una palanca de unión.

  • Ver series, películas o videos juntos.
  • Hacer una serie de fotos y videos sobre la vida familiar en cuarentena.
  • Crear un chat familiar en el que estemos todos.
  • Añadir al parchís o la oca o el Monopoly un Kahoot esporádico o un trivial online.
Grupos de Trabajo – Diferenciar tecnología por tipos de uso

 

En función de la EDAD y el CARÁCTER de los pequeños de la casa, es fundamental inculcar HÁBITOS. Formas de actuar y de asumir responsabilidades que no necesariamente significan límites absolutos e inflexibles, sino más bien orientación y ayuda. Con los niños y las pantallas, ayuda mucho diferenciar el uso de la tecnología por tipos de uso:

  • ¿Están delante de una pantalla para relacionarse? Chats con familiares, video-llamadas con amigos del colegio…
  • ¿Están delante de una pantalla para entretenerse sólo mirando? Películas, dibujos, videos…
  • ¿Están delante de una pantalla de ésas que nos preocupan especialmente? Consolas y videojuegos que pueden tener chats online o contenidos no adecuados a la edad, plataformas de streaming en las que pueden acceder a contenidos ‘delicados’, navegadores en los que buscan cosas sin orientación…
  • ¿Están delante de una pantalla para aprender? Tareas del colegio, apps educativas…
  • ¿Están delante de una pantalla, pero haciendo algo analógico al mismo tiempo? Aprender a tocar un instrumento, copiar una manualidad, hacer una receta, imprimir fotos para hacer un álbum, aprender un baile o una canción…
  • ¿Están delante de una pantalla que tú has configurado? Pueden o no descargarse algo sin tu permiso, la conexión a la wifi es total o está limitada…
  • ¿Están delante de una pantalla solos o contigo?
  • ¿Están delante de una pantalla después de haberse disfrazado o haber leído, cantado, bailado y jugado con sus juguetes?

Estos ‘tiempos de pantalla’ son diferentes unos de otros y tenemos una oportunidad única para ayudar a los niños a entender esa diferencia.

Autor: María Zabala, periodista experta en ciudadanía digital y familia. Creadora del blog iWomanish y colaboradora de Dialogando.

Volver