Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento - 23/12/2020

En tiempos de anormalidad, vive con normalidad tu Navidad

4 min Tiempo de lectura

El bicho nos obligó a vivir un 2020 de una forma que nunca imaginamos ni sospechamos. El aislamiento, el miedo, la frustración, la incertidumbre y el pesimismo se adueñaron de muchos de nosotros.

El bicho desató la solidaridad, modificó la forma de relacionarnos, comunicarnos y entretenernos, inspiró las cadenas de sororidad, puso en valor al ser humano.

Personas queridas nos dejaron, sufren secuelas físicas y emocionales, huyeron de los abrazos, dejaron de vivir el presente, apagaron sus sonrisas.

Personas queridas ocuparon y ocupan el primer frente, plantaron y plantan cara a la batalla, mantuvieron y mantienen sanos los espacios que ocupamos, satisficieron y satisfacen nuestras necesidades básicas, mantuvieron y nos mantienen con vida.

En 2020 desconocimos personas que creíamos conocer.

En 2020 conocimos a personas que desconocíamos.

Vivimos el año de la pandemia.

Vivimos el año del agradecimiento, del aprendizaje, de la colaboración, de la fuerza, de la resiliencia, del servicio como verdadero poder. El año de internet como medio principal de desarrollo personal y crecimiento profesional.

En tiempos de anormalidad, vive con normalidad tu Navidad.

Felicita, practica la generosidad, comunica desde el corazón.

Haz una llamada, programa una videoconferencia, envía una postal electrónica, dedica un mensaje corto, diseña una emotiva tarjeta, comparte videos, ilustraciones, villancicos, gifs, etcétera, en Facebook, YouTube, TikTok, Twitter, LinkedIn, Instagram, Snapchat, WhatsApp, Telegram, correos electrónicos, páginas de autor y otros medios en los que tengas presencia digital.

Llena tus publicaciones de buenos deseos enmarcados por árboles de Navidad, botellas de cava, corazones rojos, estrellas de Belén, velas encendidas, copos de nieve, osos polares, Mamás y Papás Noel, cajas de regalo, etcétera. Maravillosas figuras que representan sentimientos y facilitan la transmisión de tus ideas.

Dile a tus personas queridas que te acuerdas de ellas, que la tienes presente, que deseaste que estuvieran y estén bien y a salvo, que son importantes para ti. Diles que en 2021 recuperaréis los abrazos que no os disteis, las palabras que no os dedicasteis, las experiencias inolvidables que dejasteis pendientes, el tiempo en el que todo cambió.

Dedica hermosas palabras a tu pareja, ascendientes, descendientes, amigos, colegas, vecinos, conocidos y desconocidos. Llenas de buenos propósitos y sinceros augurios de bienestar. Inunda sus muros y buzones de salud, optimismo, alegría, ilusión, motivación, éxito personal y crecimiento profesional.

Realiza felicitaciones cibernéticas y recupera las felicitaciones tradicionales. Entrañables, emotivas, enternecedoras. Unas y otras proporcionan impagables momentos de reconocimiento, afecto y aprecio.

Reconoce las aportaciones de tus contactos, agradece que compartan el conocimiento, perdona las faltas de expresión, olvida los “prontos” inconscientes. Potencia la comunicación humana, auténtica y cercana.

Vive el presente, aquí y ahora. Vive con holgura en la inseguridad de la incertidumbre con la confianza de que lo mejor está por llegar. Haz de la voluntad tu destino. Diluye el temor. De ti depende afrontar la vida con miedo o con seguridad, con sufrimiento o con serenidad, con ansiedad o con tranquilidad.

Cumple tus palabras, hazte cargo de tus actos, cuida tus gestos, cuenta historias con tu mirada, derrocha esas líneas curvas que lo enderezan todo y ordenan el caos.

Ábrete a la vida. Invierte en ti invirtiendo en los demás.

Llena tu Navidad de deseos.

Te dedico a ti mi árbol de los deseos, con unas estrellas mágicas que te ayudarán a avanzar Camino.

Te deseo que todos los días encuentres un motivo para sonreír, y que contagies esa sonrisa en tus conversaciones. Luz.

Te deseo que seas lo que aparentas y aparentes lo que eres, una presencia física y digital fiel a tu marca personal. Esencia.

Te deseo que mires al futuro con optimismo, apreciando las posibilidades que pone a tu disposición la comunicación y relaciones humanas. Color.

Te deseo que practiques el perdón, la empatía y la asertividad. Amor.

Te deseo que llenes tu vida de propósitos que te completen y refuercen. Alegría.

Te deseo que sueñes grande, y que seas fiel a tus sueños. Vida.

Luz. Esencia. Color. Amor. Alegría. Vida.

¡Brindo por ti! Por un 2021 repleto de aprendizajes y fortalecimiento físico, mental, intelectual y espiritual.

Como rezaba la primera felicitación navideña, allá por el 1843, ¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!

 

Autor: Mar Castro, Pionera en investigación y difusión de NETiqueta en España y colaboradora de Dialogando.

Volver