Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento - 12/07/2021

Especial verano: cómo disfrutar de las vacaciones en familia con y sin tecnología

4 min Tiempo de lectura

En cuanto se acerca el periodo estival hay una idea que se repite en nuestro cerebro una y otra vez: desconecta, desconecta, desconecta… Desconecta del trabajo, de las rutinas diarias de cole-extraescolares-deberes, de las cenas, compras y quehaceres de la casa, ¡hasta de nuestros hijos o de la pareja!

Y es que sí, parece que siempre nos han vendido la idea del verano y las vacaciones como ese momento de relax total en el que como familia debemos disfrutar de unos días en el campo, playa o pueblo, sin nada que pueda romper esa paz tibetana. Además, cada vez nos encontramos más campañas marketinianas del tipo ‘hoteles sin niños’, ‘playas sin perros’, ‘restaurantes sin WIFI’ o lo más top: los planes détox para librarnos de nuestra adicción tecnológica.

Pero hoy no vamos a reflexionar sobre si debemos hablar de adicciones comportamentales en relación con internet, el móvil o las redes sociales, ya que como afirma la psicóloga Juliana Cunha: “el uso excesivo puede ser una consecuencia de que algo no va bien, y no una causa”. Lo que sí podemos trasladar a todos los padres y madres preocupados porque no consiguen desenganchar a su hijo de la consola o a su hija del móvil, es que a pesar de que podamos pensar que hay un uso excesivo y abusivo de las pantallas, no tiene por qué haber una patología detrás. Lo que debemos observar es que no haya cambios en el resto de aspectos emocionales y sociales de nuestros hijos:

  • Si han empeorado los resultados académicos muy significativamente.
  • Si se producen alteraciones en el sueño o en la alimentación.
  • Si tienen cambios de humor drásticos, ansiedad, tristeza, estrés…
  • Si dejan de querer salir con sus amigos, de hacer las actividades que siempre han hecho, de pasar tiempo con la familia.

Y dentro de la normalización del uso de la tecnología que siempre defendemos, sabiendo que, cada familia y sus circunstancias son un mundo, debemos plantearnos nuestro verano y nuestras vacaciones pensando en cómo podemos disfrutar todos juntos de la forma más saludable, sana y divertida, con y sin tecnología. Y para ello, lo que mejor funciona siempre es la flexibilidad, el sentido común y la conversación: acordar y dialogar con nuestros hijos las normas que vamos establecer durante el periodo de vacaciones, qué momentos u horas del día vamos a destinar para los ratos de conexión (ya sea para ocio o para actividades educativas o creativas), el tiempo en familia, los momentos de descanso, etc.

Porque sí, es totalmente compatible un verano familiar en el pueblo, la playa, con los primos, de camping, haciendo surf o de ruta con las bicis, con el móvil, la tablet o el ordenador. Todo consiste en buscar un equilibrio. Si tenemos unos hijos muy madrugadores, pueden aprovechar el rato después del desayuno y hasta que nos pongamos en marcha, para ver sus redes, chatear con sus amigos o echar una partida; lo mismo que si en nuestro lugar de vacaciones amanece un día de tormentón que nos rompe los planes, podemos aprovechar un rato para conectarnos y ponernos todos al día…

Si estamos trabajando o teletrabajando y pasan muchas horas en casa, hay actividades que pueden realizar para alternar con el tiempo de videojuegos o redes sociales:

  • Para los más pequeños:
      • Ejercicios matutinos para niños: app para hacer ejercicio de manera divertida siguiendo la animación que se muestra en la pantalla. Es una buena estrategia para incentivar la actividad física durante el tiempo que están en casa.
      • Respira, piensa, actúa: una app, con la que los niños podrán aprender algunas técnicas de relajación, así como diversos ejercicios para estimular su concentración y regular sus emociones.
      • Anatomy Learning: una app para descubrir la anatomía y los distintos sistemas del cuerpo humano realizada por médicos y expertos en anatomía.
      • Zen Studio: dactilopintura: app para pintar con los dedos. Su objetivo es encontrar la relajación gracias a la música que se genera y a los colores que se pueden utilizar.
      • Toontastic: es una de las mejores apps para desarrollar la creatividad de los más pequeños. Con ella podrán crear sus propios cómics e historias animadas, darles movimiento, añadir voz o música.
  • Para los que se acercan a la adolescencia:
      • Detour: una app donde nuestros hijos podrán buscar info de los lugares donde vamos a ir de vacaciones y hacer un planning de las vacaciones para luego compartir con la familia.
      • Notegraphy: una app para que conviertan sus textos de clase en auténtico arte, con numerosos filtros y tipografías.
      • Paper By Fiftythree: arte y dibujo en esta aplicación para desarrollar toda la creatividad, además de lograr un rato de relax.
      • Wondershare Filmora o blender: son herramientas para editar los vídeos que tus hijos graben con la GoPro (recortar, añadir, efectos, rotar, etc.) y pasarlos a cualquier formato (MP4, AVI, FlV).

Además, hay algunas otras pautas que podemos poner en práctica para que, tanto mayores como adolescentes, podamos disfrutar un poco más de los planes veraniegos:

  • Desactivar las notificaciones tanto del mail como del resto de aplicaciones, especialmente de herramientas de mensajería como WhatsApp, Telegram o de gestión como Slack.
  • Configurar el sonido de nuestro móvil para tener el volumen solo activo o alto para las llamadas, y sin sonido para el resto de opciones.
  • Configurar el límite del tiempo de uso de las aplicaciones, sobre todo de aquellas que creamos que más nos enganchan (Instagram, TikTok, Twitter), o establecer periodos de tiempo de inactividad, durante los cuales solo estarán disponibles las apps que decidas permitir y las llamadas de teléfono.
  • Poner los dispositivos de los menores en modo avión por las noches para que no perturben su sueño por las notificaciones de aplicaciones y juegos.

Porque un verano saludable y feliz es posible para que todos lleguemos con las pilas cargadas para re-conectarnos al nuevo curso que tendremos por delante.

¡Felices vacaciones!

 

Autora: Laura Cuesta Cano, profesora universitaria, experta en comunicación y educación digital en www.educaciondigitalparafamilias.com y colaboradora de Dialogando.

Volver